Para evitar quemarse y dañar su barbacoa, desenchúfela primero y espere a que se haya enfriado completamente antes de moverla y empezar a limpiarla. Todos los accesorios extraíbles, como la placa de cocción y la parrilla, deben ser retirados. la trampa de grasa puede lavarse a mano o directamente en el lavavajillas. Si no se pueden lavar en el lavavajillas, lávelos con agua caliente y jabón usando una esponja no abrasiva y enjuague con agua limpia. Lo mismo se aplica al mantenimiento de las superficies externas de la máquina. Asegúrese siempre de que la bandeja de drenaje esté vacía antes de usar la barbacoa y nunca mueva el aparato mientras esté en funcionamiento.